Ayurveda, re-pensando a la mente

En el enorme cuerpo de conocimiento llamado Veda, podemos encontrar un detallado, profundo y sofisticado sistema mental y psicológico.

Esta mirada especial, siempre interconecta, lo Universal con lo Individual; como una ley de correspondencia y sincronización, el resultado de ésta relación, se crea, se transforma, re-crea, como una paleta de colores,  en infinitas combinaciones que definen nuestras personalidades, tendencias como seres únicos e irrepetibles.

En la concepción Védica, se muestran como conviven las fuerzas de la creación con la transformación y  la protección en forma simultánea. Este Universo mágico atraviesa los ciclos de nacimiento y muerte, dándole sentido a la vida en constante cambio y brindando oportunidades para el crecimiento.

La verdad y la falsedad, la ignorancia y el conocimiento de mi verdadera naturaleza, la luz y la oscuridad, es la dualidad básica de la creación en cuyo mundo habitamos.

Según el Ayurveda, esto ocurre en una de las partes de la mente llamada, manas.

Es la capa externa de la mente( la mente tiene una capa externa, intermedia e interna), aquí están alojados nuestro deseos y nuestras aversiones, aquello que me atrae y lo quiero retener porque me ocasiona placer y aquello, de lo cual, me quiero alejar o lo quiero eliminar porque me produce dolor.

Si bien los cinco elementos están en todo el universo de las formas y nombres; están en distintas proporciones, de acuerdo a la localización y la funcionalidad. Para el caso de Manas (“instrumento de conocimiento”) hay un predominio del elemento “agua”. El agua representa el flujo infinito que une y separa toda la existencia, el que conduce, ordenadamente, todo tipo de nutriente, tanto en el nivel físico, como en el nivel mental.

Volviendo al Veda, cada parte del cuerpo y de la mente están representadas por las Deidades. Aquí las deidades se estudian como “arquetipos”.

Los arquetipos son las fuentes originarias de modelos y lo importante es que son construcciones inconscientes (que se comparten y transmiten) y son Universales.

Para comprender a la capa externa de la mente, llamada manas, nos tenemos que referir al arquetipo de la Luna (en sánscrito, Chandra).

Chandra es originalmente, una deidad femenina, que representa a la diosa o al arquetipo

“Femenino”. Está conectada con el “rocío”, y como tal, es representativa de la

fertilidad que se remonta a sus orígenes como la diosa madre del universo.

Chandra representa las emociones, la intuición, la sensibilidad, la suavidad, la imaginación, y la madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *