La decisión de iniciar una nueva actividad desde lo Institucional, es primordialmente, la necesidad que fui observando en mi formación en la medicina holística y luego como docente, comunicador y formador de profesionales de la salud, de ofrecer una herramienta para los profesionales médicos, como una verdadera especialidad médica, que se articule e integre con la medicina moderna.

De la misma manera como, desde la visión amplia del Ayurveda, el ser humano se va integrando en diferentes niveles de complejidad, el conocimiento védico se puede ofrecer y ordenar en diferentes niveles.

Veo que se hace imperiosa la necesidad de capacitar a los médicos con la herramienta de la Medicina Ayurveda, como una especialidad, para que se sitúe, en un futuro, de igual a igual, con el resto de las especialidades de la ciencia médica.

Desde esta perspectiva, el ser humano se vincula con sí mismo, con la sociedad y con la naturaleza. Cambiando el concepto de salud, que sería el bienestar en todas las áreas descriptas. De esta manera posibilitamos que la medicina moderna se complete y se nutra de las Ciencias Védicas y a su vez, la Medicina Ayurveda se nutre y se completa con los avances y las actualizaciones de la Medicina Moderna.

Para cumplir con la premisa de aporte a la comunidad, es fundamental, la faceta de educación. La educación cubre las áreas de la promoción de la salud y de la prevención, también. La Educación puede ayudar a crear más conciencia de la prevención y, a través, del conocimiento de los biotipos se pueden diseñar las rutinas, personalizadas, de alimentación, desintoxicación, actividad de armonización cuerpo-mente, etc.

La confluencia de las variadas corrientes filosóficas, que nutren a la medicina Ayurveda, permiten que esta disciplina se involucre en el conocimiento de la persona y sus conflictos básicos. Basado en una verdad (Védica y Universal) incuestionable, que dice: “el conocimiento es lo único capaz de disipar la ignorancia, que oculta la verdadera naturaleza del ser humano”. La herramienta educacional, desde mi punto de vista, debe estar enfocada en comunicar y “despertar” la conciencia de la verdadera esencia de la persona. Este es el conocimiento que proponen las Ciencias Védicas, es el conocimiento del Ser. El “liberarse” de la ignorancia es darle la participación a la conciencia en el proceso de curación, que es el proceso de auto-conocimiento y es la manera (única desde el punto de vista de ésta ciencia) de crear salud, bienestar y calidad de vida.

Dr. Alfredo Lauria
Director C.E.A.M.A.